Pastor Oropeza Riera, un larense ejemplar

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Imagen de internet

Hablar del Dr. Pastor Oropeza, es comulgar con los estándares más altos de compromiso, dedicación, entrega y perseverancia; y si a esto le agregamos valores como la humildad, sencillez, amor al prójimo, respeto y comprensión, estaríamos analizando a uno de los caroreños  que  desde su juventud comenzó a irradiar sabiduría y profesionalismo.

Cualquier adjetivo para describir el alcance de su trabajo, queda corto cuando hablamos de un hombre que inspiró la creación del actual Hospital J.M. de Los Ríos en Caracas o instituciones como el antiguo Instituto Nacional del Menor o la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría.

Nace en Carora el 12 de octubre de 1901, dentro de una familia que llenó su infancia de un inmenso amor, respeto por la tolerancia y fe, lo que lo llevó a entender que todos somos iguales, que no debe existir diferencias de clases cuando de salud se trata y que un niño sano es producto de la solidez moral y económica de la familia que lo rodea.

No le importó estar en la cárcel en más de una oportunidad, ya que su sensibilidad social e ideas democráticas estaban por encima de cualquier sistema  de gobierno.

Durante los primeros 12 años como profesional  se ocupó de la salud de su pueblo natal y de otros Estados cercanos como Trujillo, Zulia y Falcón, lo que le permitió inspirarse en la redacción de unas conferencias sobre Puericultura que se constituirían en la esencia del libro “El Niño” publicado en 1935, las cuales difundió a través de las monjas pertenecientes a la orden de las hermanas “Teresitas del Santuario”, quienes serían las predecesoras de las Enfermeras de Salud Pública y las Trabajadoras Sociales en nuestro país.

En 1931 se casa con Egilda Herrera Gutiérrez, es nombrado Sub- Director del Colegio Federal de Carora y crearía la Cátedra de Puericultura y Pediatría en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Viaja a Francia en dos oportunidades, para formarse como Médico Colonial en La Soborna y luego, en 1934, para actualizar sus conocimientos en el Hospital des Enfants Malades y así renovar el contacto con sus viejos profesores.

Ejerció dentro del Ministerio de Salud, no sin antes haber viajado a Cuba y Puerto Ricopara conocer los programas de salud materno-infantil implantados de acuerdo con la experiencia desarrollada en los Estados Unidos, ya que su naturaleza científica no le permitía improvisar en ningún cargo que le era asignado, porque de ser representante por la UCV en el I Congreso Venezolano del Niño en 1940, Profesor Ordinario a partir de Febrero de 1942 en la Cátedra de Puericultura y Pediatría en la UCV, Presidente del Consejo Venezolano del Niño entre 1942 y1944; Delegado por Venezuela, en 1945, ante el Instituto Internacional de Protección a la Infancia en  Montevideo, Director de la Escuela de Medicina de la UCV en 1947, Decano de la Facultad de Medicina en 1948 y profesor de la Cátedra de Clínicas Pediátricas y Puericultura desde 1949 en la misma universidad.

No conforme con todo esto ejerció el cargo de Diputado al Congreso Nacional (hoy Asamblea Nacional),  por el entonces Distrito Federal, entre 1941 y 1945 y Senador por el estado Lara en 1945. Fue titular y presidente de la Academia Nacional de Medicina de1976 a 1978, profesor Honoris Causa de la Universidad de los Andes, Miembro Honorario de las Sociedades Médicas Nacionales e Internacionales y de Pediatría en Chile, Uruguay, Argentina, México, Colombia, Cuba y Bolivia.

En 1964 fue creado el Premio Pastor Oropeza para el mejor trabajo en esta área y en 1988 por iniciativa del Ministro de Sanidad, fue instituida la medalla de la Salud “Pastor Oropeza” para galardonar a los servidores de la Salud Pública Venezolana.

Éste larense ejemplar, muere en su natal Carora el 7 de septiembre de 1991, a los 90 años, en 1983 fue proclamado “Padre de la Pediatría Nacional”  y en su honor, dos instituciones asistenciales llevan su nombre, una en la Av. La Salle de la ciudad de Barquisimeto y la otra ubicada en la tierra que lo vio nacer, crecer y morir: su Carora de siempre.

Fuentes consultadas:

http://www.fundacionbengoa.org/personalidades/pastor_oropeza.asp

http://www.elimpulso.com/noticias/regionales/para-el-doctor-pastor-oropeza-los-ninos-eran-su-medicina

Autor: Wilmer Araque

Tw: waraque1

Ig: araquewilmerww

Comentarios
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
PUBLICIDAD