Ola de robos azota al barrio San Juan. Vecinos piden intervención de autoridades

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Vecinos de uno de los sectores más tradicionales de Barquisimeto, San Juan, reportan la angustiante situación que están padeciendo: una ola de robos que los mantiene en vilo y armados para defenserse.

Mediante mensajes enviados a esta redacción, denuncian que rateros tienen azotado el sector desde hace aproximadamente tres semanas, tiempo durante el cual al menos cinco robos han sido perpetrados en viviendas y locales comerciales. En uno de ellos la víctima fue amordazada dentro de su propia casa.

La lista la tienen muy clara y quieren que las autoridades comprendan que no es una situación cualquiera:

  • Primero robaron al lado de la pescadería LaraMar de la 34 con carrera 16
  • Este sábado 25 robaron en la repostería del 35 con 17
  • El domingo 26 robaron en la cachapera de la carrera 17 con 37 y se metieron en un patio de una casa de calle 37 entre 15 y 16
  • El lunes 27 intentaron meterse en la panadería de la carrera 15 con 35 que queda diagonal a la brigada motorizada de la policía (no había electricidad)
  • Azotaron a una señora en la calle 33 con carrera 16
  • El martes 28 se intentaron meter en un negocio de repuestos en la calle 40 entre 18 y 19

Los sanjuaneros han debido organizarse para defenderse, pero dicen que ya la situación ha llegado tal nivel que se necesita intervención del Estado.

Así lo dicen con certeza, al destacar que soportan las fallas de los servicios básicos (agua, luz, gas), la especulación y el alto costo de la comida, la falta de movilización no solo por la pandemia sino por la falta de gasolina, pero vivir con la zozobra de que unos maleantes pueden irrumpir en sus casas o negocios, “ya es demasiado”, lamentaron.

Cuentan que después de las 2:00 PM y hasta la noche, motorizados circulan a su antojo. A muchos ni la cara se les ve porque sus tapabocas parecen máscaras, y aun en medio de la oscuridad de los apagones, los ven pasar con las luces apagadas.

“No dormimos, los vecinos hemos hacemos guardias en las azoteas y patios, y otro grupo hace rondas por el sector que comprende la calle 34 con carreras 15, 16, 17, 18 hasta la calle 37”, cuenta alguien que vive en el populoso sector y quien por obvias razones pide el anonimato.

Aquí la comunidad ha tenido incluso que armarse, con lo que sea. Los pitos no nos faltan, pero nos inquieta que los niños nos vean así, no sabemos qué hacer para defendernos pero, a la vez, no sembrar en ellos el terror”

Recuerdan que en la zona hay un comando policial, y han acudido al allí obteniendo respuesta de los funcionarios quienes la noche del 28A, salieron a hacer rondas. Pero a los vecinos les preocupa que no están armados, y ante tantos rateros, “¿cómo podrán defenderse?” se preguntan.

Por: El Informador

Comentarios
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email